nav-left cat-right
cat-right

Concursos de Arquitectura

flickr.com / Estudio Enrique Arruti

Los concursos de arquitectura han sido un motor de avance y de generación de ideas así como una buena oportunidad para los participantes de darse a conocer, conseguir subvenciones y becas e incluso para ver su diseño materializado.

Cada año todo tipo de entidades proponen miles de competiciones de arquitectura de todo tipo. Se puede competir a nivel nacional o internacional y algunas, las más elitistas, sólo admiten concursantes si han sido previamente invitados.
Muchas casas de materiales de construcción y de patentes de sistemas constructivos ponen en marcha concursos de ideas frecuentemente para que los arquitectos presenten soluciones que exploten sus productos de manera versátil.
Por concurso se pueden adjudicar todo tipo de proyectos, desde fundaciones privadas a planes urbanísticos, intervenciones urbanas o paisajísticas, etcétera. La ejecución de edificios y planes públicos se adjudica siempre por concurso público.

El concurso es una solución que pretende recoger nuevas interpretaciones y formas de resolver problemas concretos pero se critican a veces por ser también una manera de que un cliente escoja de entre muchos trabajos ya ejecutados a cuenta de los concursantes en vez de hacer el encargo a un arquitecto. Pero esto no quita para que los concursos de arquitectura sean una buena manera de recoger ideas y explorar nuevos caminos. Son uno de los motores de innovación más potentes en el campo de la arquitectura, además de dar oportunidad para estudios y arquitectos de dar a conocer su estilo y sus diseños.